Skip to the content
El artículo ha sido agregado al carrito.
El artículo ha sido retirado del carrito
Cliente agregado al carrito.
Debe seleccionar un cliente antes de agregar productos
Solo puedes comprar un número limitado de este artículo
Menu

Aloe vera ornamental bajo la pantalla Harmony de Svensson

 

En un invernadero situado en la provincia de Almería, al sur de España, adentrándonos en el ‘mar de plástico’, nos encontramos con José Manuel Sánchez Marín, impulsor de la empresa Plantas del Cabo, en la que cultivan aloe vera con la tecnología más puntera del mercado: las pantallas Svensson.

De camino a Níjar, comenzando un mes de septiembre que no deja atrás el calor, llegamos a nuestra cita con José Manuel, perito agrícola, agricultor e impulsor del negocio Plantas del Cabo. Allí nos espera junto a Nelson Pérez, asesor climático y rostro de Svensson. Los encontramos inmersos en una conversación sobre las novedades en el invernadero en los últimos tiempos acaecidos. Se nota la complicidad. Comenzamos a charlar con José Manuel, que nos recibe con una sonrisa y tiene tantas cosas que contarnos.

 

José Manuel ¿Cómo comenzó ‘Plantas del Cabo’ y por qué eligió cultivar aloe vera?

¡Qué buena pregunta! Yo empecé cuando terminé la carrera, tenía ya una formación previa en cultivo de plantas porque me viene de familia: mi madre era una enamorada de las plantas y nos inculcó ese amor. Empezamos con una empresa pequeñita de jardinería y rápidamente nos dimos cuenta de que había una oportunidad en el cultivo. Empezamos cultivando plantas tropicales pero mi madre descubrió que el aloe vera podía ser una muy buena solución para mucha gente que tenía problemas. Comenzó a hacer las primeras pruebas de cultivo en campo, buscando la producción del gel de aloe. Poco a poco nos dimos cuenta de que podíamos hacer una planta bonita, para que las personas se la pudieran llevar a su casa. Empezamos en una estructura muy básica y pequeña, un parral plano, y a partir de ahí fue creciendo la empresa conforme adquiría conocimiento en la tecnología de producción.

 

Según su experiencia ¿Qué dificultades presenta el clima semiárido de Almería para el cultivo?

En Almería somos potencia mundial por las horas de sol y por el manejo del clima que tenemos. El sol es una batería infinita, entonces todas las estructuras de producción son básicamente captadores solares, son pilas. Es un clima semiárido que tiene dificultades por exceso de temperatura en verano y dificultades por baja temperatura en invierno, y en esos rangos puedes intentar mantenerte y compensarlo. La ventaja competitiva es ser capaz de producir una altísima calidad con unos costes reducidos y eso te lo da no tener que utilizar combustibles fósiles ni energía adicional para poder cultivar. En los países del norte de Europa necesitan muchísima energía para poder llevar a cabo esos cultivos. Esa es la gran batalla: hay que intentar ser más eficientes con el gasto energético.

 

¿En qué momento conoce la pantalla Harmony de Svensson y por qué decide incorporarla a su invernadero?

La primera pantalla que monté era solamente aluminizada y de fibra torsionada, de otra casa diferente a Svensson. La tecnología tradicional de Almería consiste en controlar la luz por el blanqueo, es decir, por un apantallamiento completamente estático, no hay ningún control sobre la cantidad de luz. La pantalla, al tratarse de un material flexible y que puedes controlar y enrollar con un motor, tiene un comportamiento completamente dinámico. Ahí está el plus que hace que tú puedas llevar el cultivo hasta unos límites que es imposible hacerlo con el blanqueo.

En el año 2015 fui a Alemania a una feria internacional y conocí al distribuidor de Svensson quien me informó técnicamente de cómo funcionaban sus pantallas. Con su apoyo, decidimos sustituir la pantalla antigua por una nueva de Svensson en otra finca que tenía en Cabo de Gata. En esta finca en la que estamos hoy de adquisición reciente, nada más llegar vimos que había una tecnología más antigua y la sustituimos inmediatamente por una Harmony 4015 O.

¿Qué pantalla usa?

Aquí estamos utilizando una Harmony 4015 O, que es un 40% de sombreado de la radiación, una pantalla de cintas planas de color blanco que tiene una tasa de difusión de luz estupenda y mejora mucho la calidad del cultivo.

¿Qué impacto tiene esta pantalla en el clima?

Al tratarse de una pantalla de color blanco, el albedo, es decir, la reflexión de la luz hacia el exterior es máxima, que es una cosa que buscamos mucho en verano. El 40% de luz que atraviesa la pantalla tiene una tasa de apertura mucho mejor que si se tratara de una pantalla gris, negra o de cualquier otro color. Eso se debe al material de lo que está compuesta y a la tecnología de la colocación de las propias cintas. Eso es lo que realmente vamos buscando: que la planta reciba exactamente los Micromoles o vatios por m² de energía que necesita en las mejores condiciones posibles.

 

¿Cómo ha influido la pantalla en el crecimiento y salud de las plantas?

Entre una pantalla de otra casa que no es térmica y la pantalla de sombreo Svensson hay un salto enorme por la calidad del material y por el tipo de difusión de esta pantalla.

Tener una pantalla dinámica que pueda ser controlable en lugar del blanqueo tradicional es un gran salto, pero ese plus de calidad hace que la rentabilidad de estas pantallas se base en aprovechar hasta el último centímetro cuadrado de superficie de cultivo.

En estos tiempos inciertos que vivimos ¿cómo ha afectado la crisis del coronavirus a su negocio?

En mi caso concreto es la pregunta más extraña del mundo, porque yo vengo de una instalación en Cabo de Gata que tenía toda esta tecnología y sufrió dos años consecutivos inundaciones debido al cambio climático. Un agricultor convencional limpia, quita barro y vuelve a plantar, he perdido mucho dinero por ese motivo, pero encontré la oportunidad de cambiarnos a este invernadero, actualizar su tecnología, y empezar a producir para cuando abriesen los mercados. Además, cuando todo esto ocurrió, yo había comprando una pantalla Svensson recientemente y perdí la inversión completa. Svensson me respaldó con una disminución para esta nueva pantalla en señal de apoyo a este tipo de sistemas y a la agricultura.

 ¿Cómo prevé que será el futuro de su negocio y de su sector?  

 Le tengo miedo a lo que va a pasar ahora. Yo pertenezco al área de ocio y servicios, así que si la economía no se reactiva vamos a tener un problema. Estoy un poco más optimista porque no dependemos del mercado nacional, nosotros exportamos casi un 80% porque producimos algo que en Europa no pueden al no tener la potencia solar necesaria: una planta que está naturalizada, de una dureza extrema y que aguanta mucho dentro de las casas o en los lineales. Básicamente ese es nuestro input más valioso: poder ser capaces de producir con muy poca energía.

 

 

 

 

¿Desea hablar sobre su
solución climática perfecta?

Loading…