Skip to the content
El artículo ha sido agregado al carrito.
El artículo ha sido retirado del carrito
Cliente agregado al carrito.
Debe seleccionar un cliente antes de agregar productos
Solo puedes comprar un número limitado de este artículo
Menu

Textiles inteligentes:
El mundo del mañana

¿Qué tal si las telas detectaran contaminantes del aire o tuvieran celdas solares incorporadas?
En el futuro, el sector textil desempeñará un rol cada vez más importante en el desarrollo sostenible.

 

 

¿Qué tal si las telas detectaran contaminantes del aire o tuvieran celdas solares incorporadas? En el futuro, el sector textil desempeñará un rol cada vez más importante en el desarrollo sostenible.

Suena como algo sacado de una novela de ciencia ficción, pero pronto las telas incluirán chips que medirán nuestro ritmo cardíaco, ECG y niveles de azúcar en sangre. Incluso es posible que sean capaces de detectar los contaminantes del aire y neutralizarlos... Y eso es solo el principio. La industria textil, que suele verse afectada por su impacto medioambiental, está a punto de convertirse en una fuerza positiva que nos impulsará hacia una sociedad más sostenible. Pero hablaremos de eso más tarde.

“Los textiles inteligentes son mucho más que una tendencia, cambiarán nuestra vida cotidiana para mejor”, dice Nils-Krister Persson, director del Laboratorio de Tecnología de Textiles Inteligentes, parte de la Escuela Sueca de Textiles de la Universidad de Borås.

“Pero no se trata de ser inteligente en el sentido de la inteligencia artificial, sino de crear tejidos que añadan valor y nuevas funciones. Esto podría ser una mezcla de electrónica y de textiles, como sensores con distintas funciones de medición, un desarrollo que ya vemos en el cuidado de las personas mayores”.

Sin embargo, la innovación textil puede desarrollarse de diversas maneras.

Una de las empresas más destacadas en innovación textil es Svensson. Junto con los textiles para interiores, Svensson es un líder mundial en pantallas climáticas diseñadas para crear las condiciones perfectas para el cultivo en invernaderos.

“Un nicho cada vez más importante, especialmente en vista de nuestros problemas ambientales cada vez mayores. Las pantallas climáticas también ofrecen la seguridad de una producción de alimentos más segura y una reducción del consumo de energía, a veces de hasta de un 50%”, dice Hans Andersson, Director Técnico de Svensson.

En su laboratorio en Kinna, se está trabajando para perfeccionar los métodos de producción, que son pequeños cambios que pueden producir resultados que transformarán la industria.

“Pensemos, por ejemplo, que si pudiéramos aumentar la luz admitida en un invernadero en un 1% eso significaría que el cultivador aumentaría su producción en aproximadamente la misma cantidad”, dice Andersson.

Para Svensson, trabajar tanto con textiles para interiores como con pantallas climáticas es una gran ventaja, ya que ambas áreas se nutren recíprocamente e impulsan la investigación: estos mundos se están fusionando cada vez más.

“Incluso hemos empezado a integrar celdas solares en nuestros productos, hasta ahora solo con fines de experimentación, pero en el futuro, consideramos que se trata de un desarrollo muy aceptable”, afirma Andersson.

 

3 innovaciones textiles interesantes:

Los nuevos recubrimientos superficiales, como la nanotecnología, evitan que las sustancias penetren en los tejidos:
La suciedad es repelida literalmente de la superficie.
El diseñador neoyorquino Nikolas Bentel ha desarrollado una colección de camisetas que cambia de color cuando se expone a los contaminantes atmosféricos.
Tejidos funcionales que pueden comunicarse con aplicaciones para leer no solo nuestro entorno, sino también a nosotros mismos.

 

 

Tendencias textiles

La búsqueda de nuevos materiales respetuosos con el medio ambiente forma parte de la tendencia general de la industria a crear una sociedad más sostenible. Por ejemplo, la Escuela Sueca de Textiles de la Universidad de Borås ha logrado fabricar tejidos a partir de pasta de papel.

Dado el crecimiento de la población mundial, se trata de un hecho positivo. La demanda de fibras y materiales textiles que puedan utilizarse en lugar de algodón y plástico no hará sino incrementarse. Pero también se trata de crear textiles con una vida útil más larga. Un método muy conocido y de gran éxito es el uso de la nanotecnología, con la que la suciedad literalmente “se escurre” de un tejido.

“Se trata de un campo en el que hemos investigado mucho, sobre todo porque nuestros textiles suelen encontrarse en entornos en los que son objeto de un uso intensivo”, afirma Andersson, que también menciona que Svensson fabrica tejidos de tapicería para trenes y autobuses.

“Se trata de textiles con altas exigencias en cuanto a su funcionalidad. Deben ser lavables, resistentes al uso intensivo y totalmente ignífugos. Por ejemplo, ¿cuántas veces puedes sentarte en una tela sin que esta se hinche? Cuanto más tiempo se pueda retrasar el lavado de un tejido, más rentable será”, afirma Andersson.

Pero no se trata solo de dinero. Svensson no se anda con rodeos en su compromiso con el medio ambiente. El nivel de atención que demuestren las compañías probablemente diferenciará más que cualquier otra cosa a los líderes del mañana. Pero se necesita un verdadero sentido de la responsabilidad y una política medioambiental clara.

Andersson destaca un análisis del suelo que rodea la fábrica de Svensson hace unos años en el que no se encontraron rastros de materiales peligrosos para el medio ambiente.

“Para nosotros, es evidente que debemos evitar los productos químicos perjudiciales para el medio ambiente, pero también hemos descubierto que esto nos da una ventaja competitiva, especialmente cuando se trata de asegurar los contratos públicos. Todo el mundo sabe que somos una empresa que se preocupa por el medio ambiente de palabra y acción”.

Y esa, quizás, es la tendencia más importante de todas.

Loading…