Publicado 05/03/2018

Una exclusión de trips efectiva sin comprometer la ventilación

InsectExclusion.jpgLos westerns flower thrips (frankliniella occidentalis) o trips, son plagas muy peligrosas en los invernaderos. Se alimentan de las flores y del material vegetativo, y tienen la capacidad de hacer gran daño debido a que portan virus. Se han esparcido rápidamente por todo el continente debido a nuestros propios envíos de materiales y plantas. Los trips son muy delgados y escurridizos, se esconden muy bien en las hojas y en lo profundo dentro de las flores, y su ciclo reproductivo es muy complicado de detener. Los plaguicidas no son lo suficientemente efectivos para ofrecer un control total. 

Para enfrentarlos es necesario un enfoque integral e incluir una estrategia preventiva de control biológico, incluyendo insectos benéficos y el monitoreo constante con trampas engomadas. Los problemas causados por los trips continúan escalando en prácticamente todas las regiones productivas. El incremento en su reproducción depende principalmente de la temperatura, expandiéndose con más rapidez alrededor de los 30º C. Esta inusual y rápida multiplicación de la población de trips se debe, en parte, a los inviernos relativamente más cálidos en los últimos años, que han dejado incompleto el ciclo de muerte por enfriamiento. Además, los trips pueden pasar el invierno fácilmente dentro de los invernaderos, debido a una combinación de falta de prevención y control, y a su desarrollada resistencia a los plaguicidas. Por lo tanto, la prevención en esencia es la cura. Esto incluye no introducirlos al invernadero vía material vegetativo como las plántulas, y usar mallas adecuadas para lograr una exclusión máxima. 

El uso de la malla para la exclusión de trips parece ser una solución obvia y simple, pero la selección, diseño y operación requiere una atención adecuada al momento de seleccionarla. El uso de micro enmallado es altamente recomendado a aquellos productores que están siendo afectados por presión de trips. Esto es, usar mallas adecuadas para dejar fuera esta plaga, especialmente los propagadores que están enviando material vegetativo a otros invernaderos para ser trasplantado, y es totalmente necesario romper el ciclo de emisión y transporte para comenzar con un ciclo limpio y en medida de lo posible, exento de trips.

¿Qué tipo de mallas se requieren?

A principios de los 90’s, se llevaron a cabo un significativo número de investigaciones relacionadas al micro enmallado. Fue reportado que, debido a su aspecto esbelto, los trips solo pueden ser excluidos por mallas con huecos o ventanas muy finas. La dimensión máxima recomendada de los huecos de la malla para excluir al western flower thrips es de 192 micras (µm), lo que significa que estos huecos deben de ser apenas lo suficientemente grandes para dejar pasar un cabello humano, cuyo diámetro oscila en un rango de 170 a 181 µm. Un problema que surge como resultado de la reducción del tamaño de los huecos de la malla es el incremento del número de hilos por cm², y esto se traduce directamente en un aumento del área que ocupan. Este incremento de área ocupada por los hilos reduce el paso de aire a través de la malla y por consecuencia puede sobrecalentar los invernaderos.

Para solucionar el problema de poder tener una malla que contara con una distancia entre hilos de 192 µm y que permitiera el flujo del aire a través de ella, la alta tecnología de Ludvig Svensson desarrolló las mallas ECONET. Esta línea está fabricada con hilos mucho más finos que las mallas convencionales y con la porosidad requerida para mantener plagas específicas fuera del invernadero y con una ventilación adecuada.

Recientemente en Latinoamérica, se ha comenzado a poner más atención en la colocación de mallas de mejor calidad. Se ha aumentado el nivel de especificaciones técnicas exigidas a los proveedores y se ha puesto especial atención a la manera en que están fabricadas. Los productores con experiencia exigen especificaciones geométricas de huecos que correspondan a aquellas que son necesarias para excluir cada insecto y, además, con un diámetro de hilos más delgado que aseguren un mejor flujo de aire dentro del invernadero. Ejemplo de lo anterior, es un estudio realizado en el Colegio de Posgraduados (COLPOS) en Texcoco, Estado de México, el cual surgió por iniciativa de los productores del centro del país. Para este estudio se envió a los laboratorios del COLPOS, muestras de trips recolectadas en el Estado de Querétaro y muestras de mallas de varios fabricantes para hacerles un estudio de microscopía. De esta manera se pudo determinar las medidas de los trips y las de las mallas que mejor podrían excluirlo.

El estudio fue llevado a cabo por el Maestro en Ciencias Jorge Valdez (jvaldez@colpos.mx) encargado del departamento de entomología y microscopía del COLPOS.

A continuación, se presentan imágenes a escala, vistas en un microscopio electrónico. Las cuales presentan de manera clara la estructura propia del trips y del porqué es tan complicada su exclusión de una manera eficaz.

Fotos a escala tomadas en un microscopio, de mallas y trips para comparar su geometría 

Trips-4-768x615.jpg

Trips-5-768x713.jpgUn buen consejo

La elección de un buen sistema de mallas es lo que permite una mejor prevención contra el establecimiento de poblaciones de trips; sin embargo, la operación y el mantenimiento son muy importantes. Asegúrate de que las buenas prácticas de cultivo sean seguidas por los trabajadores, además de que cumplan, en todo momento, el protocolo establecido para ingreso y salida de los invernaderos. De esta manera se evitará que traigan consigo trips en la ropa, cabello, herramientas o carritos; y que los transfieran de un invernadero a otro.

Verifica periódicamente rasgaduras en las mallas que son comúnmente causadas por las propias ventanas o cremalleras. Cualquier rasgadura o daño son invitaciones de ingreso a los trips. Las mallas pueden ser reparadas con un parche del mismo modelo de malla, sellando los perímetros con un poco de silicón. Otra sugerencia es mantener las mallas limpias y libres de polvo y lodo. Esto se puede hacer tallándolas con agua, jabón y un cepillo suave; o usando una máquina a presión, cuidando que ésta no sea excesiva y pueda incrementar la separación entre los hilos de la malla.

Para más información, o si requieres el reporte completo del estudio puedes contactarnos al siguiente correo electrónico: info.mx@ludvigsvensson.com.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias