Publicado 28/03/2019

¿Es tiempo de remplazar las pantallas de mi invernadero?

Normalmente nos gusta que los agricultores se enfoquen en su cultivo, su calidad y rendimiento, lo cuál es la esencia de su negocio y lo que paga las facturas al final de cada temporada. Sin embargo, una regla fácil de seguir es que al menos una vez al año, los productores deben "mirar hacia arriba", y revisar las cubiertas, mallas y pantallas climáticas en su invernadero. ¿Qué señales de deterioro debe buscar un productor y cómo puede maximizar un posible reemplazo?

En la foto: A la izquierda una pantalla de ahorro de energía vieja, y a la derecha la pantalla Luxous 1147 de Svensson recién instalada.

luxous high res6555.jpg

Aquí te presentamos algunas recomendaciones:

• Comencemos con los puntos obvios y asegurémonos de que las pantallas de ahorro de energía no muestren rasgaduras o agujeros sustanciales. A estas alturas, es probable que hayas estado calentando tus invernaderos durante algunos meses y esas rasgaduras en la pantalla podrían ser la razón por la que tu factura de gas es inusualmente alta. Parchar un hoyo aquí y allá es una buena práctica razonable para tu negocio, pero parchar de 20 a 30 hoyos, ­¿es el mejor uso de tu mano de obra?

• Reducción de luz. Así que tuviste un gran instalador hace 10 años y la pantalla parece como si se hubiera instalado "ayer". Si ese es el caso, deberías seguir haciendo negocios con esa compañía, pero ¿has medido los niveles de luz en el invernadero últimamente? Cualquier producto perderá su transmisión de luz cada año debido a su exposición a la radiación UV, polvo, polen, agua, etc. Lo más probable es que después de 10 años, estés recibiendo solamente el 60% de la luz inicial que estabas recibiendo del producto cuando estaba nuevo. La luz tiene una correlación directa con la producción de cualquier cultivo, por lo que tal vez es hora de remplazar la pantalla.

• Descuentos. Sí, has oído bien, ¡descuentos! La mayoría de los estados de Estados Unidos y Canadá tienen programas de reembolso muy buenos (aunque desconocidos). No solo se aplican a nuevas construcciones, sino también a la sustitución de pantallas de ahorro de energía. Verifica con la compañía de energía de tu localidad, quizá existe un programa que puede aminorar el costo de obtener un producto nuevo a una fracción del costo original.

• La tecnología cambia cada año. Es probable que ahora haya un material más nuevo que controle mejor la humedad o difunda la luz de manera más uniforme en todo el cultivo, en comparación con la pantalla actual que se instaló hace siete u ocho años. Las pantallas de aluminio, que siempre fueron una necesidad, han perdido mucho terreno frente a las películas de difusión de luz más modernas y resistentes al fuego.

• Haz un inventario en tus instalaciones. Saber exactamente lo que se tiene es la mejor forma de planificar para el futuro. No importa si tienes cientos de hectáreas o un par de casas de invernaderos. La mayoría de los instaladores y empresas que venden pantallas mantienen registros del producto que se compró y cuando se instaló. Comunícate con esas compañías para obtener información y programar una posible visita, buscar descuentos o nuevos productos. ¡Mantente informado!

Programar el reemplazo de nuestro equipo debe ser tan normal como programar el mantenimiento de rutina en nuestros autos. No hay nada más doloroso que darse cuenta a mediados de enero de que aún nos quedan tres meses más para usar los calentadores y nuestras pantallas se ven como el colador de pasta de nuestra tía. Debes de estar atento a estas cosas para saber si es hora de actualizar o no, y maximizar tu tiempo, energía y ahorros en general.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias