Climate control at all times with two screens

Es gerente de la empresa Romera y Bonilla, una empresa familiar ubicada en el poniente almeriense, El Ejido, concretamente sus invernaderos están en el paraje Tierras de Almería. A lo largo de estos años ha visto como sus tierras han crecido y mejorado hasta llegar a convertirse en explotaciones modernas y con tecnología adaptada al clima. Reconoce que “gracias a la incorporación de los sistemas de pantalla climática nuestros invernaderos son otro mundo muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en este sector”.

Juan-Bonilla.jpg

Hace 17 años Juan Romera y sus hermanos decidieron apostar por los invernaderos multicapilla siendo también pioneros en instalar pantalla simple de sombreo y pantallas dobles, concretamente, los modelos HARMONY 4820 O y LUXOUS 1243 en un total de 15 hectáreas productivas. De esta forma explica que Ludvig Svensson les dio respuesta a su demanda “queríamos mejorar, avanzar y teníamos invernaderos muy altos, y con mucho volumen. Teníamos que calentarlos, pero ahorrando energía”.

El cultivo estrella de Romera y Bonilla S.L. es el tomate Cherry, en sus distintas variedades: Cherry Pera, Cherry Rama y Cherry Cocktail. Su producción anual se sitúa entre los 3.500 y 4.000 kilos por hectárea, producción que se exporta a Reino Unido, a la firma MARKS & SPENCER. Para lograr el éxito de su tomate es necesaria una infraestructura técnica y humana. En este sentido, Romera destaca además del sistema de pantallas climáticas, el de calefacción con agua, riego, la polinización natural, estructuras para cultivo en suspensión y un equipo humano compuesto entre 6 y 7 trabajadores por hectárea, encargados del trabajo de campo.

Control del clima en cada momento

Actualmente, la mayor parte de las hectáreas tienen el sistema de pantalla de sombreo HARMONY 4820 O, pantalla blanca de poliéster y poliolefina de estructura abierta colgante y corrediza para una difusión de luz mejorada y sombreo. En días calurosos protege, refresca y lleva luz a las plantas. Durante la noche ayuda a reducir las pérdidas de calor radiado minimizando la formación de humedad sobre el cultivo y reduciendo el riesgo de enfermedades fúngicas.

Bonilla-01.jpg

También han invertido en la pantalla doble, en el modelo LUXOUS 1243. Ideal para ahorro energía durante el día y la noche, ya que ofrece buena retención de calor con una máxima transmisión de luz. Su estructura única reduce la condensación y permite ser plegada en paquetes pequeños para maximizar la luz disponible.

Romera afirma que estos dos productos son una inversión con resultados muy óptimos en el cultivo. “Controlado el clima en cada momento, la planta recibe más luz cuando la necesita y mejor control de la temperatura y lo más importante, gracias a las pantallas climáticas todos los días recogemos la producción de tomate con un gran sabor y calidad. Tenemos la garantía de que al cliente nunca le va a faltar el producto”. 

El clima en el sur de España es ideal para la producción de tomate, pero Romera señala como principal inconveniente que en invierno bajan las temperaturas y “con el sistema de pantallas climáticas logramos ganar hasta dos grados de temperatura y si son extremas en verano durante el día también combaten el exceso de calor”.

Bonilla-02.jpg

“Si nuestras plantas están bien, éstas trabajan y responden a la perfección y eso es igual a producción sostenible y de alto nivel”.


Para Juan, la pantalla climática doble es “una herramienta perfecta porque permite muchas opciones ante un día nublado, o con exceso de sol, incluso con lluvia porque en cualquier invernadero tradicional, si está lloviendo no puedes recoger el cultivo”. Con el uso de pantallas térmicas “ahorras energía, controlas la temperatura, difundes la luz en función de lo que la planta necesita y todos estos beneficios se traducen en calidad para el cultivo”.

Desde su experiencia asegura que es un “sistema valioso y una inversión que hay que hacer poco a poco, pero compensa mucho. Teniendo las condiciones adecuadas, como por ejemplo una buena altura del invernadero, yo lo recomendaría a los dueños de explotaciones agrarias tanto de aquí como de otros países con similares condiciones climáticas a las de España”.

Si en un futuro reemplazara sus pantallas simples de sombreo o continuase con su expansión tiene claro que “instalaríamos el modelo LUXOUS, porque si nuestras plantas están bien, éstas trabajan y responden a la perfección y eso es igual a producción sostenible y de alto nivel”.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias