Publicado 25/09/2014

De proveedor de pantallas climáticas a soluciones totales para invernaderos

Magnit, una de las cadenas de supermercado más grandes de Rusia, ha ampliado su complejo de invernaderos con cuarenta hectáreas para el cultivo de sus propias verduras. Para ello, la empresa acudió al constructor de invernaderos holandés Certhon. Svensson provee las pantallas climáticas, y proporciona además formación y asesoramiento tanto para los instaladores como para los usuarios finales.

Se trata de un proyecto único. Magnit es el primer minorista del mundo que, además de comprar en el mercado mayorista, va a cultivar sus vegetales en invernaderos. Las primeras veinte hectáreas de invernaderos se construyeron hace ya casi cinco años. Debido a que los beneficios y la calidad de los invernaderos de plástico no resultaron favorables, el fundador y CEO Sergey Galitsky decidió cambiar de rumbo y ha apostado ahora por la máxima calidad. Se cerró un trato con el constructor de invernaderos holandés Certhon para la construcción de otras cuarenta hectáreas de invernaderos de vidrio de alta tecnología en la región de Krasnodar, en el sur de Rusia, para el cultivo de pepinos. De éstas cuarenta hectáreas, veinte se encuentran ahora mismo en construcción.

Asesoramiento a instaladores y formación a usuarios finales
Además de suministrar pantallas climáticas de alta calidad, en lo referente al proyecto Magnit Svensson también ha realizado una fuerte inversión en la transferencia de conocimientos de la técnica de pantallas. Varios asesores se han desplazado a Krasnodar para aconsejar a los instaladores de Certhon y proporcionar apoyo en la formación de los usuarios finales rusos acerca del uso práctico de las pantallas, así como instruirles en el cultivo dentro del invernadero para que puedan lograr el máximo rendimiento.

Magnit fue fundada en 1994 y en septiembre de 2014 contaba con 7.831 supermercados, 173 hipermercados, 860 droguerías y 64 tiendas «Magnit family». Con el cultivo propio de sus verduras, la empresa quiere reducir los costes de compra y su dependencia del transporte desde el extranjero. En Rusia se importa el 90% de la demanda de frutas y verduras.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias