Publicado 30/09/2014

Primeros resultados de High Tech Greenhouse 2020: 20% de ahorro energético

En noviembre de 2013 se dió comienzo el primer período de prueba en el vivero de tomates Fresh Valley en Maasbree, como parte del High Tech Greenhouse 2020. El objetivo: el ahorro energético en invernaderos existentes. En el invernadero se utiliza una innovadora técnica que combina dos tipos de pantallas climáticas, humidificación de aire y ventilación vertical. Entre tanto ya se conocen los primeros resultados; de enero a mayo de 2014 se ahorró un 20% de energía comparado con el invernadero de referencia.

El nuevo desarrollo que se prueba en Fresh Valley es el chorro de ventilación. Este sistema se compone de dos ventiladores situados uno encima del otro que conducen el aire frío situado encima del invernadero al espacio donde se encuentran los tomates a través de un orificio realizado en las pantallas climáticas. El ventilador de entrada de aire está situado encima de la pantalla, mientras que el ventilador de distribución cuelga por debajo y distribuye el aire fresco en horizontal y en vertical en el invernadero para prevenir el exceso local de frío. El aire frío se mezcla con el aire más caliente en el espacio de cultivo. Debido a que el aire frío es más seco que el aire húmedo, éste «empuja» la humedad fuera del invernadero. La deshumidificación del invernadero es necesaria para reducir la aparición de hongos como la Botrytis. Gracias a su ventilación vertical también se desplaza el calor de las lámparas de asimilación en dirección a los tomates, lo que hace que no sea necesaria la calefacción de apoyo.

Más rendimiento en invernaderos altos
«Se trata de un cultivo de tomates aligerado» cuenta el asesor Ton Habraken. «Aquí hay legislaciones medioambientales muy estrictas. Debido a que por las noches no puede haber emisiones de luz hacia el exterior, hacemos uso de una pantalla climática que previene la emisión de luz. La pantalla Obscura proporciona un oscurecimiento total. Pero como durante el día no se quiere perder luz, resultó necesario instalar una segunda pantalla. La pantalla Luxous es una lona transparente y aislante que deja pasar una cantidad máxima de luz natural.» En el invernadero de prueba se instalaron ambas pantallas en la misma cama de alambres. Esto es, según Marcel Raaphorst, investigador de la Wageningen UR Glastuinbouw, bastante extraordinario: «Esto se ha hecho en Fresh Valley ya que esta localización de prueba tiene una altura relativamente baja. En un invernadero más alto las pantallas se tensan sobre dos camas de alambres. De esta manera, se espera obtener un mayor rendimiento.» Las ventajas del chorro de ventilación son los bajos costes de inversión, el bajo consumo energético y la aplicabilidad en invernaderos existentes.

Bueno para el medio ambiente y para el bolsillo
Ya se conocen los primeros resultados; entre enero y mayo de 2014 se ahorró un 20% de energía con el sistema de chorro de ventilación con respecto al invernadero de referencia. La mayoría de la energía se ahorró durante las horas nocturnas, cuando las luces de asimilación estaban encendidas y la pantalla cerrada. Los mayores beneficios se obtuvieron durante los meses fríos, con un 33% de ahorro energético en febrero. Dentro de algunas semanas comienza una nueva temporada de cultivo de tomate. El periodo de prueba en el que participa Svensson todavía durará hasta marzo de 2015.

El programa de investigación High Tech Greenhouse 2020, co-financiado por el programa Interreg IV del Fondo Europeo para el Desarrollo Regional, comenzó a finales de 2012. Se trata de una colaboración entre dieciocho empresas y centros del conocimiento dirigida a sintonizar nuevas técnicas entre sí con el fin de ahorrar agua, energía y fertilizantes. El chorro de ventilación es un desarrollo conjunto de los socios de proyecto Hint Installatietechniek, Vostermans Ventilation, Svensson, WUR Glastuinbouw y Hoogendoorn Growth Management.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias