Publicado 27/02/2017

“La superficie no es lo que cuenta. Se trata de la calidad.”

A los suecos les encantan los tomates de Cees y Nynke Groenewegen. Karintorps Tomater, un invernadero de menos de media hectárea, en este lugar se producen 21 tipos diferentes de tomates durante la temporada de crecimiento. Sus productos no sólo terminan con minoristas y supermercados locales, sino que también con chefs en restaurantes de la capital sueca, Estocolmo.

Karintorp-01.jpg

Para los cultivadores holandeses que comienzan en el extranjero, el tamaño del invernadero suele ser importante, tratando de recrear el modelo de Westland u Oostland más alla de sus fronteras al colocar 20 hectáreas. Cees Groenewegen ignora esta tendencia y no cree en ella. “Esto es trabajo manual. Cortar hojas, colocar las ramas, asegurando que los tomates reciban más luz y gestionar el agua y la luz tú mismo. Así es como los guío. Y funciona, solo compradores y consumidores satisfechos visitan la tienda en nuestro invernadero. Me encantan mis plantas.”

Desde Sexbierum hasta Karintorp

Cuando Cees se fue de los Países Bajos en 2006, hacia la pequeña ciudad sueca de Karintorp en el centro de Suecia – al oeste de Åsbro y al sur de Örebro – sus amigos lo nombraron reclutador en servicio extraordinario de Heerenveen en broma, para que buscará talento sueco para ese club Frisio de futbol en Westlands, Holanda. Cees Groenewegen se ríe cuando el entrevistador menciona esto, “A veces veo ÖSK, Örebro Sportklubb, pero está a 40 minutos en coche. No hay mucho futbol por aquí”. El entrevistador asume que el deseo de Riemer van der Velde, el carismático ex presidente de SC Heerenveen, no se ha cumplido. Heerenveen tendrá que hacer su propio reclutamiento.

Karintorp-03.jpg

Pero, ¿por qué fue que Cees, su esposa Nynke, y sus tres hijos se mudaron de Sexbierum en Holanda al vacío del paisaje sueco? Después de todo, fue empleado por un cultivador de pimiento dulce en este lugar de Frisia y proviene de una familia de productores de Westlands. “Trabajé por cuenta propia durante un corto periodo cuando me mudé a Sexberium en 1991. El emprendimiento parecía realmente atractivo de nuevo, pero es muy costoso comprar o construir un complejo en los Paises Bajos. Un día llamó mi atención un anuncio en la revista de comercio Groenten & Fruit (GFactueel.nl/red). Un invernadero y casa fueron ofertados a la venta. Para resumir: pasamos nuestras vacaciones en Suecia y visitamos el invernadero. No pudimos decir que no, y nos fuimos a Karintrop en 2006."

Karintorp-04.jpgCrecimiento de alta calidad

No hay un Rabobank que te apoye en Suecia, en el papel del principal financiador de la horticultura en los Países Bajos. Cees dice que era un gran reto financiar su deseo. En última instancia, fue Handelsbanken el que financió la compra y la renovación parcial. “La compra en Suecia sigue siendo considerablemente más barata que en los Países Bajos”. Él dice expresamente, que aunque nunca había estado antes en Suecia, no era una historia de “No volver atrás”, como se ve en programas de televisión holandeses como Helemaal ‘t Einde”, “Hicimos una decisión consciente y considerada. Ciertamente no era una forma de ‘escapar’ de los Países Bajos. No estaba comenzando en un sector desconocido, y Suecia es un país bueno y la economía va bien. La zona donde vivimos y trabajamos está densamente poblada en términos suecos.”

Sus tres hijos ahora hablan sueco con fluidez y con frecuencia ayudan a su madre y padre a corregir cartas y correos electrónicos. “El sueco puede ser bastante complicado, pero hablarlo va bien.” A veces es como el frisio. Las personas que visitan nuestra tienda en el invernadero para comprar tomates, hablan con nosotros y elogian la calidad, ya que eso es lo que cuenta: cultivar los tomates más deliciosos.”

Tomates sabrosos y a veces únicos

Las plantas provienen de Plantenkwekerij Vreugdenhil en los Países Bajos, al igual que el resto de los materiales de invernadero. Las esteras de coco, por ejemplo, provienen de Van der Knaap Groep y se plantan en los invernaderos en los meses de enero y febrero. El sitio web de Karintorps muestra cuatro grandes tipos de jitomates y diecisiete pequeños con diferentes sabores característicos y colores llamativos. Recuerda mucho al trabajo del horticultor de vidrio Mats Olofsson of Vikentomater.

En una edición anterior de Telen & Trends, este productor sueco en la ciudad de Viken explicó por qué tiene 8 tipos de tomates en sus invernaderos: para los consumidores de los tomates más sabrosos. Él dijo: “La superficie (menos de 1ha/rojo) no importa. Se trata de la calidad de lo que crece. Producimos tomates muy buenos y en veces únicos. Es cierto que solo tengo 20 plantas de algunos tipos. Pero si el chef Tareq Taylor o los consumidores los quieren y están dispuestos a pagar por ellos, los haré crecer.”

Esto también aplica para Cees, quien quiere conocer a fondo a sus consumidores. Y esto funciona: el consumidor sueco está dispuesto a pagar extra por tomates buenos e incluso los chefs en Estocolmo utilizan sus productos frescos. “La publicidad de boca en boca nos convirtió en lo que somos hoy. Entregamos cajas de varios tipos, pero también una mezcla a supermercados locales y tiendas de verduras en un radio de 150 kilómetros. Solíamos cuidar estos pedidos nosotros mismos, pero la expansión nos obligó a externalizar esto a un transportista especial”, comenta Cees con orgullo.

Clima errático

Karintorp-02.jpg

La familia terminó la undécima temporada de crecimiento en Suecia y está preparada para el número doce. Cuando se le pide que reflexione sobre este periodo, responde rápidamente: “Con mucho gusto. Los productos que cultivamos son valorados y ganamos dinero. Esto nos permite pagar nuestros préstamos y hacer inversiones para el futuro. Queremos expandirnos, pero seguirá siendo modesto, nada importante. También quiero colocar una segunda pantalla de energía e invertir en una estufa de leña que calienta los invernaderos, ya que el clima es diferente que en los Países Bajos. “El clima en esta parte del norte de Europa es más frío y errático que en los Países Bajos o en la costa sur de Inglaterra. Hay días en que Cees debe derretir la nieve del vidrio para permitir que entre la luz necesaria.

Para un buen cultivo, los tomates necesitan al menos 1000 joules por día, pero esto es entre 0 y 20 joules en días malos. “He aprendido a aceptarlo”, dice Cees con cierta resignación. “Tengo que aceptar que mis tomates no crecen tan rápido. Esta zona es aproximadamente un mes después de los Países Bajos. A veces me quejo del tiempo, pero seguimos adelante.”

Catsup de Karintorps

Los productores de tomates Karintorps Tomater no desperdician nada. Los tomates que no cumplen con los altos estándares del cultivador Cees Groenenwegen son envíados a los vecinos Helena y Erik Angelsten de Karintorps förädling AB. Han estado haciendo aderezos de jitomate, mermeladas, y chutneys para la cena o barbacoas durante años. Cees Groenenwegen: “A los suecos les gustan estos productos y su originalidad. Los vendemos en nuestra tienda, pero también en tiendas cercanas. Helena y Erik, y Karintorps se complementan, porque ambas empresas tienen el mismo objetivo, obtener la más alta calidad.”

Suscríbase a nuestro boletín de noticias