Publicado 20/04/2015

Es hora de pensar en doble pantalla

Con el uso de pantallas dobles, te permite doblar también tu capacidad de calefacción, refrescar e iluminar el invernadero según las necesidades, ya que con sólo tocar un botón, el usuario puede extender o recoger las cortinas, según la combinación que desee, para darle a la plantación el mejor clima posible.

En el mundo de los invernaderos, el clima es fundamental, y la adecuada gestión del ambiente del invernadero presenta muchas dificultades y también oportunidades. Ocurre a veces que se deje de ahorrar energía por instalar pantallas de sombra, o que se coloquen pantallas de ahorro de energía y aun así haya que aplicar encalado. Por suerte, los cultivadores (especialmente, los de verduras) están descubriendo que la práctica, más versátil, de usar pantallas dobles les ofrece un control total de sus invernaderos. Esta tecnología, que los horticultores europeos conocen hace mucho tiempo, está empezando a ser adoptada en América del Norte.

GENERAR EL CLIMA DESEADO
Time to Consider Double ScreeningLos invernaderos de producción tienen a su disposición una variedad de combinaciones de pantallas. Cada cultivador puede elegir las que generen el clima óptimo para sus objetivos. Usar una sola capa de pantallas obliga a decidir cuáles son las características más importantes, para luego instalar las pantallas que produzcan esos beneficios.

Por ejemplo, una pantalla de ahorro de energía transparente ayudará a ahorrar en costos de combustible, pero no ofrece buen sombreado. Una pantalla de aluminio permite más ahorro de energía y sombra a la vez, pero disminuye la iluminación, algo que en invierno puede volverse un problema.

Las pantallas dobles permiten adaptar el invernadero según la estación y el clima. Es como cuando se va a la playa: uno lleva pantallas solares con factor de protección 50 y 15 y aplica una u otra, según la posición del sol, el nivel de luz y la época del año. Del mismo modo, instalar pantallas dobles en el invernadero ofrece la flexibilidad de tener sombra a fines de la primavera y en verano, y una pantalla para ahorro de energía desde que empieza el otoño hasta que está bien entrada la primavera.

Los principales cultivadores de verduras de Ontario ya disfrutan de los beneficios de esta tecnología, pero cada situación es diferente. No hay una única solución mágica que resuelva todos los problemas de los invernaderos. La elección de pantallas depende de muchos factores, y debe analizarse detenidamente, caso por caso, para determinar cuál es la mejor solución para cada invernadero. Esto dependerá de la ubicación geográfica, el clima, el tipo de cultivo y el tipo de invernadero (de vidrio o de plástico). Una misma combinación de pantallas puede no servir para Ontario y ser ideal para British Columbia.

En el sur de  Ontario, cerca de la frontera con Estados Unidos, donde puede haber días soleados con temperaturas de -9 °C, es razonable usar más sombra, porque el nivel de luz es mayor. Pero en la British Columbia , con menos luminosidad pero temperaturas más uniformes, esa elección tal vez no sea óptima. Y en el extremo nororiental del país, donde se experimentan grandes cambios de temperatura (de muy frío en invierno a muy cálido en verano), también hay que tener en cuenta esa variabilidad.

EL DOBLE DE BENEFICIOS
Con el uso de pantallas dobles, nos permite  doblar la capacidad de calefacción, refrescar e iluminar el invernadero según las necesidades, ya que con sólo tocar un botón, el usuario puede extender o recoger las cortinas, según la combinación que desee, para darle a la plantación el mejor clima posible. Esto permite responder rápidamente a cambios periódicos de las condiciones de luminosidad y temperatura (como de hecho puede ocurrir con los patrones climáticos actuales), en vez de tener que equipar el invernadero con el mínimo común denominador y esperar que sirva.

Claro que el objetivo es mantener condiciones ambientales relativamente parejas, y estos sistemas ofrecen más precisión para hacerlo posible.

Además de sus beneficios climáticos, los sistemas de pantalla doble ofrecen excelentes propiedades de reducción lumínica, ya que disminuyen la emisión a apenas un 0.1 por ciento. Se trata de un uso auxiliar (aunque de gran eficacia), que sin duda será atractivo para cultivadores situados en zonas con estrictas regulaciones de contaminación lumínica, por ejemplo las grandes áreas metropolitanas.

Para cualquiera de estas aplicaciones, hay diversas maneras de instalar sistemas de pantalla doble, según las preferencias del cultivador y la configuración que permita los máximos beneficios en el invernadero. Las cortinas se pueden colocar una detrás de la otra de modo que se muevan en la misma dirección, o una arriba de la otra en el mismo marco.

De modo que, por ejemplo, si el espacio es limitado, basta un solo sistema de cables para instalar las dos. Como sea que se instalen, el objetivo siempre es crear el mejor clima posible durante todo el año.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias