Publicado 04/11/2015

Norteamérica se adentra más en la pantallas dobles

¿Vale la pena agregar varias pantallas a su invernadero?

Para los floricultores europeos, las pantallas dobles son algo fuera de moda. Pero mientras que las pantallas dobles han avanzado mucho a nivel mundial, están lejos de ser una norma aquí, con la posible excepción de nuestros amigos productores de flores en el oeste. En particular, la industria de las hortalizas las ha adoptado lentamente, debido a que, aunque el cultivo de flores se trata únicamente de calidad, con los vegetales también se trata del volumen.

A medida que aumenta la competencia, cambian las condiciones climáticas y se elevan los costos de insumos, los productores de vegetales se están dando cuenta que mientras cuenten con calidad, es importante invertir sin importar el costo.

De la misma manera, los floricultores invierten cada vez más en pantallas dobles e incluso triples. Un campo para producción de gerberas de 10 acres en la Columbia Británica, Canadá, acaba de instalar un sistema de pantallas dobles de vanguardia.

¿Pero qué significan en realidad las pantallas dobles para sus prácticas de producción? ¿Y valen la pena? Las investigaciones recientes ponen aún más énfasis y resultados detrás de los impactos positivos al integrar varias pantallas en su invernadero de producción.

Ahorros energéticos inmediatos, más un impulso en la productividad
Una pantalla sencilla permite que el aire frío caiga en el cultivo rápidamente y apaga el cultivo durante algunas horas antes de que regrese a la etapa de crecimiento activo. Las pantallas dobles proporcionan un amortiguador, de manera que se puede evitar que el aire frío entre al cultivo temprano en la mañana.

Las capas dobles también ofrecen un efecto instantáneo en los costos de la energía, como lo descubrió el cultivador Arno Bross en Het Wilgenbos en Bleiswijk, Países Bajos. Al enfrentar mayores precios del gas, Arno agregó una segunda capa de pantallas muy transparentes en su invernadero de 7,2 hectáreas (17 acres) el año pasado.

“La segunda pantalla fue particularmente útil en la primavera cuando a veces bajan las temperaturas durante la noche”, dijo. “Cuando eso ocurría, cerrábamos la segunda pantalla para prevenir que las plantas se estresaran mucho”.

Nature-Fresh-Ohio--es.jpgDurante las noches de invierno, Arno cerraba ambas pantallas, incluso cuando el clima era templado. Sus plantas de pimiento eran iluminadas usando lámparas de 4000 luxes a partir de las 2:00 AM, con una pantalla abierta para prevenir que la temperatura del invernadero subiera mucho. El primer año con las pantallas dobles, Arno ahorró 3,5 m3 por m2 de gas.

Un estudio de investigación de dos años en los Países Bajos y Bélgica con pantallas dobles también demostró ahorros energéticos, junto con los beneficios agregados de un mayor rendimiento y mejor calidad. Quince cultivadores de berenjenas participaron en el proyecto, los cuales equiparon invernaderos de prueba con dos mangueras de aire horizontales en la parte superior, conectadas a dos unidades de tratamiento de aire que pueden deshumidificar el área bajo pantallas cerradas. Incluye unidades de recirculación vertical Verti-Fan y una pantalla doble.

Los resultados fueron innegables.

La flexibilidad para crecer
Dick van Noord, que produce tomates cóctel en la provincia neerlandesa de Zelanda, también ha cosechado los beneficios de las pantallas dobles en su operación. En un invernadero de 4,7 hectáreas (11 acres) usa dos pantallas transparentes, paneles de policarbonato y cuenta con unidades deshumidificadoras en la pared.

“El hecho de tener dos pantallas crea más posibilidades para jugar con la luz y el clima que con una pantalla única. La pantalla no es difusa, así que recibo mucha luz temprano en la mañana y en la noche cuando el sol está en una posición baja”, dice Dick. “La transmisión de luz es máxima y eso, por supuesto, es muy interesante”.

Administrar la luz y el calor también fue un factor clave en el diseño y la ingeniería en una de las primeras operaciones principales de pantalla doble en Estados Unidos. Nature Fresh Farms cuenta actualmente con un campo de 15,3 acres bajo construcción en Delta Ohio, que incorpora una pantalla de oscurecimiento en la parte superior para remediación de luz y, en la parte inferior, una pantalla reflectora que reduce la condensación.

“Queríamos el oscurecimiento por la contaminación de luz y también por el ahorro energético en el invierno”, menciona John Ketler, Gerente General de Nature Fresh. “En los meses fríos de invierno, podremos cerrar solo la pantalla tejida inferior durante el día y aún obtener transmisión de luz”.

Nature Fresh, que también gestiona un campo de pimiento y tomate de 132 acres en Leamington, Ontario, Canadá, cuenta con grandes planes para la ubicación de Ohio Fresh, como se ha acuñado. Son las instalaciones de invernadero propuestas más grandes de Norteamérica, proyectadas para alcanzar las 175 acres en 12 fases durante los próximos siete años. Las instalaciones producirán tomates para el medio oeste, con otros 30 acres por entrar en funcionamiento a finales de 2016.

Nature-Fresh-Ohio-es.jpgLas pantallas dobles desempeñarán un rol clave para que Nature Fresh continúe suministrando su calidad y productividad emblema en el nuevo campo de Ohio, una extensión del éxito temprano que han visto con la pantalla doble en sus operaciones en Leamington. Compararon las temperaturas después de reemplazar 15 acres de cortinas de sombra existentes con una pantalla de sombra y una de transmisión de luz junto con 15 acres de cortinas sencillas en el mismo invernadero.

“Queríamos alejarnos del sombreado y esto nos ayuda a difundir y proporcionar sombra. Pudimos lograr una reducción de 4C (39F) en la temperatura de las plantas durante el calor del verano”, menciona John, quien explica que eso es importante debido a que las tórridas temperaturas de Leamington pueden enviar rápidamente a las plantas al modo de apagado, donde dejan de transpirar. Eso repercute en la calidad, causando la disminución del tamaño de las frutas. Las pantallas dobles ofrecen el potencial para detener eso, además de ahorrar en otras áreas como la irrigación y, posiblemente, acortar los tiempos de producción.

“Esto nos dice que podemos presionar más a nuestra plantas, trabajar con temperaturas diurnas y nocturnas más bajas más temprano”, menciona John. “Tendremos un mejor control del tamaño de nuestras frutas en verano ya que sabemos que las plantas están más activas”.

Optimizando las prácticas de producción
¿Las pantallas dobles cambiarán sus prácticas de cultivo? Sí, para mejor, con varias pequeñas reducciones. También cambiará el uso de las soluciones tradicionales, como por ejemplo el encalado previo, una solución más fija, por la opción más flexible de pantallas retráctiles que permiten agregar o restar luz a voluntad.

Usted querrá está más en sintonía con la irrigación y la manera en que sus plantas toman los nutrientes. Definitivamente, es un método más práctico.

Y querrá prestar mucha atención a la humedad, menciona John, y comprender qué posibles problemas de humedad puede que tenga que combatir en su invernadero.

“Durante la temporada de cultivo principal, siempre estamos trabajando con las dos cortinas para reducir la posibilidad de que una humedad elevada se escape por las cortinas y el techo”, menciona John. “Uno quiere trabajar con las cortinas de manera precisa, espaciándolas, abriéndolas de la forma correcta para reducir la humedad”.

Como sea que escoja usar sus pantallas dobles, los resultados se verán multiplicados.
 

Suscríbase a nuestro boletín de noticias