Publicado 18/03/2015

Los productores quieren asegurar el mejor clima posible para sus invernaderos

Hoy en día, la mayoría de los invernaderos de tomate de alta tecnología tienen al menos una pantalla climática retráctil. La compañía sueca Ludvig Svensson es el líder mundial en la producción de pantallas climáticas. La compañía ve que la demanda de segundas pantallas está en ascenso, al igual que la demanda de pantallas en regiones menos frías, en donde las ventajas de las pantallas está siendo cada vez más reconocida.

hugoEl consultor Senior Hugo Plaisier estaba ya trabajando en Ludvig Svensson cuando en 1985 la demanda de pantallas climáticas se incrementó drásticamente.

"La razón de esto fue que subió el precio del combustible, pero un año después, cuando el precio del combustible colapsó, el entusiasmo por las pantallas finalizó súbitamente.", recuerda Plaisier.

No fue hasta el año 2004 que la demanda volvió a incrementarse, una vez más impulsada por la suba del precio del combustible y una diferente estructura de precios.

"Desde entonces ha habido una demanda sostenida, con más del 90% de los productores de tomates de invernadero de los países más fríos usan pantallas climáticas. En Holanda, el porcentaje de productores se acerca al 100%."

Ahora que los precios de la energía se han reducido de algún modo, lo productores de tomate siguen usando las pantallas.

"Al usar pantallas climáticas, no sólo logran ahorrar energía, sino que logran asegurar el control climático de sus invernaderos, lo cual es beneficioso para la producción y para la calidad. Además, la sustentabilidad se ha convertido en un factor de importancia, y las pantallas también contribuyen a la sustentabilidad ya que ayudan a reducir el consumo energético", explica Plaisier.

Asimismo, la demanda de pantallas retráctiles se está incrementando en regiones menos frías como el sur de Europa, Marruecos y México. Las pantallas se utilizan para brindar sombra y proteger contra la radiación solar nociva durante el día. La radiación no es buena para el clima de los invernaderos debido a que retrasa el crecimiento de los vegetales y causa condensación, lo que deriva en la proliferación de hongos. Recientemente, un estudio realizado en Almería comparó el desempeño de un blanqueo fijo de pintura fija en relación con el de una pantalla retráctil. Los resultados revelaron que la producción bajo la pantalla retráctil fue un 25% mayor. La pantalla se abría en las mañanas hasta al menos las 10 a.m., para permitir el uso óptimo de la luz solar.

Los últimos desarrollos que Plaisier percibe en cuanto al uso de pantallas climáticas para el cultivo de tomates es el uso de una segunda pantalla, ya sean dos pantallas transparentes una sobre la otra, o bien una transparente y otra protectora contra la luz solar.

"Este desarrollo se encuentra aún en sus primeros pasos, pero al vincularse a la siguiente generación de productores, podría lograr un mayor ahorro de energía. En especial en las regiones más frías, la inversión en una segunda pantalla se recupera rápidamente, y a veces son necesarias para mantener a la temperatura ideal de los invernaderos sin que la temperatura de las tuberías de calefaccion sean excesivamente altas."

"Cada país o clima requiere su propia solución de pantalla climática, por lo que Ludvig Svensson ha desarrollado numerosos tipos de pantallas. Para cada invernadero, nosotros calculamos el incremento de la producción y el período de recuperación de la inversión. Utilizamos consultores que, junto con el productor, puede asegurar la mejor solución.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias