Nuestra historia - un hilo único de historia textil sueca

"Si Ludvig Svensson en Kinna la está haciendo bien, significa que Suecia la está haciendo bien." Así dijo Olof Palme, primer ministro de Suecia en 1982 en una visita a la fábrica de la compañía en Kinna, el oeste de Suecia.

Ciento veinte años antes de que la empresa textil se considerara como un barómetro de la economía sueca, nacio nuestro fundador, Ludvig Svensson. Habiendo comenzado su carrera como contador,  Ludvig pronto fue arrastrado por las poderosas fuerzas de la industrialización en un mundo de tejidos, telas y textiles.  El año 1887 marcó el inicio de la producción y para el comienzo de la década de 1900 Kinna jactó una impresionante fábrica textil con máquinas a vapor.  Suecia ya tenía su primer fabricante de cortinas - y una línea de producción con telares mecánicos.  El hijo de Ludvig, Ivan se hizo cargo del negocio a finales de la década de 1920, y, a pesar de la depresión y la guerra, la empresa sobrevivió a traves de los años 50’s al igual que otro cambio de generacion con la administracion  de los hermanos Iván y Sten Ludvigson.

Los negocios experimentaron grandes cambios durante este período, ya que el comercio mundial, una vez más se abrió a través de la formación de la EFTA.  Las decadas de 1950 y 1960 también vieron la introducción de fibras sintéticas o artificiales, tales como acrílico y poliéster, que la empresa adoptó desde el principio y aprendió a utilizar. La compañía también se benefició de las posibilidades de producción imprevistas cuando compró su primera máquina de punto por urdimbre en 1957. La base de clientes creció rápidamente;  IKEA, Åhléns, KF, Stockmanns, Marks & Spencer - todos querían lo último en textiles para el hogar.

En la década de 1970, la empresa desarrolló sus primeras colecciones de contrato.  Los tiempos difíciles durante la crisis energética hicieron a las mentes creativas explorar nuevas oportunidades de negocio,  y así nació toda una nueva área de negocios - telas que podrían proporcionar sombra y ahorrar energía en los invernaderos se pusieron en marcha a finales de 1970.

El legado de Ludvig Svensson ahora es administrado  por la cuarta generación de esta empresa textil familiar, más de 125 años desde la fundacion de los negocios del dia de hoy fueron puestos a mano en un edificio alquilado humilde.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias